ENERGIA: INSTALACIÓN DE PLACAS FOTOVOLTAICAS

Entrada

Si tu empresa va a instalar placas solares en la nave industrial para producir electricidad para consumo propio y vender el sobrante a la red, no olvides cumplir los requisitos fiscales que se exigen en estos casos.

placas

Impuestos sobre la electricidad

Dos impuestos diferentes:

  • Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica, que supone un 7% sobre las ventas de energía realizadas. Dicho impuesto es exigible desde 2013 a las personas físicas y jurídicas que fabriquen energía eléctrica y la vendan posteriormente a la red.
  • Impuesto Especial sobre la Electricidad, que supone satisfacer alrededor de un 5% sobre las ventas de energía. Dicho impuesto es exigible a los suministradores de electricidad.

Deberás tributar obligatoriamente por el primero de estos impuestos (el que recae sobre el valor producido), pero no por el segundo (que recae sobre el suministro). Dado que la compañía a la que vendes la electricidad también es suministradora, es ella la obligada a tributar. En este sentido, se aplica un “régimen suspensivo”, para que no se duplique la tributación.

No obstante, para que te sea de aplicación este régimen suspensivo (y así no tener que satisfacer el segundo de los impuestos indicados), deberás cumplir las siguientes obligaciones:

  1. Presentar una declaración censal ante Hacienda y darte de alta en el epígrafe “151.4. Producción de energía”.
  2. Solicitar en Hacienda la inscripción en el registro territorial de la Oficina Gestora de Impuestos Especiales de t provincia donde te asignarán un código CAE (Código de Actividad y Establecimiento).

Si no cumples los requisitos anteriores y no satisfaces el Impuesto Especial sobre la Electricidad, podrás ser penalizado por Hacienda: te exigirán el impuesto no ingresado por la electricidad autoconsumida y por la que se pierde cuando se traspasa a la red eléctrica y además, te impondrán una sanción sobre el 100% del impuesto que recaería sobre toda la electricidad producida. Es decir, no sólo sobre la que hayas destinado a uso propio y sobre las pérdidas de energía, sino también sobre la electricidad vendida.